Este vino de uvas 100% Syrah, representa la segunda añada de este monovarietal.

Está elaborado con uvas ecológicas procedentes de los pagos de La Carrasca, en la propiedad de Alto de Inazares, a 1.373m. de altitud.

La carrasca, cuya imagen aparece en el logotipo de la bodega, fue plantada en 1796, y es la que da nombre a la «Loma de la Carrasca Alta» sobre la que se asienta el viñedo.

Estas uvas han alcanzado una gran madurez fenólica y fueron cosechadas mediante una selección meticulosa del racimo en el viñedo. La complejidad extrema del clima, durante la campaña del 2018, llevó a unas prácticas de restricción de la producción que resultó muy limitada, con tan solo 550 gramos de racimo por cepa.

Esta es una edición de 953 botellas